La insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) se puede definir como la incapacidad parcial del corazón para hacer circular la sangre y atender las necesidades metabólicas del animal. La insuficiencia cardíaca se produce cuando el corazón ya no es capaz de bombear eficazmente la sangre por el cuerpo. Cuando el corazón falla se produce una congestión o acumulación de líquido, normalmente en los pulmones o el abdomen.

La ICC es una situación que podemos ver asociada a diferentes enfermedades cardíacas. Los ejemplos más habituales de enfermedades que resultan en insuficiencia cardíaca congestiva són las enfermedades degenerativas valvulares (cambios progresivos en las válvulas cardíacas que provocan el agrandamiento del corazón) en perros de raza pequeña y la cardiomiopatía hipertrófica (engrosamiento del músculo cardíaco) en gatos de todo tipo.

Síntomas

En animales de compañía, los signos más frecuentes de la ICC son la tos y la dificultad respiratoria. Menos frecuentemente, los animales pueden mostrar signos de intolerancia al ejercicio, debilidad, disminuciód del apetito, aumento de la frecuencia cardíaca, distensión abdominal.

La forma más eficaz de descubrir síntomas sutiles de insuficiencia cardíaca congestiva en animales de compañía es controlar su frecuencia respiratoria mientras duerme. La frecuencia respiratoria normal durante el sueño en el perro y en el gato suele ser inferior a 30-35 respiraciones por minuto. Si observas un aumento en la frecuencia respiratoria en tu mascota, contacta con tu veterinario. El diagnóstico precoz y la instauración de un tratamiento puede evitar una insuficiencia cardíaca progresiva y minimizar la necesidad de hospitalización.

Diagnóstico

Como sucede en todas las enfermedades, el diagnóstico de la ICC empieza por la historia clínica, es decir, todo lo que tú nos explicas sobre tu animal cuando vienes a la consulta: si tiene tos o estornudos, si tiene hambre, si ha ganado o perdido peso últimamente, si descansa por las noches, etc.

El paso siguiente es nuestra exploración, durante la cual podemos detectar sonidos pulmonares anormales, soplos cardíacos, arritmias u otros problemas relacionados com el corazón de tu mascota.

En el diagnóstico de las enfermedades cardíacas a menudo nos ayudamos de pruebas como la radiografía, la ecografía o el electrocardiograma. A veces completamos nuestra base de datos con analíticas de sangre o de orina. También es probable que pidamos consejo a un veterinario especialista en cardiología. Nosotros confiamos en SIC Veterinaria.

Tratamiento

Hay diferentes enfermedades que pueden acabar provocando una insuficiencia cardíaca congestiva. En su tratamiento podemos utilizar fármacos específicos para una enfermedad concreta o bien otros más generales que normalmente recomendamos en totes las ICC, sea cual sea la enfermedad subyacente.

En cardiología de los animales de compañía solemos utilizar medicamentos para disminuir la retención de líquidos, dilatar los vasos sanguíneos, prevenir coágulos sanguíneos y enlentecer la frecuencia cardíaca.

Pronóstico

El pronóstico de los animales de compañía con ICC varia ámpliamente con la enfermedad subyacente. Cuanto más específicamente podamos tratar la enfermedad subyacente, mejor será el pronóstico. En los peores casos, la vida prevista puede ser de días a semanas, mientas que los casos mejores los controlamos durante muchos años.

Los veterinarios que cuidamos de los animales de compañía con ICC trabajamo conjuntamente con los propietarios para proporcionar a las mascotas una excelente calidad de vida durante el mayor tiempo posible.