Después de un largo y frío invierno, es probable que estés impaciente por salir al aire libre y divertirte jugando con tu mascota al sol. Tu aventura, sin embargo, se puede terminar rápido si tu animal sufre un golpe de calor.
Con este artículo te ayudaremos a conocer cuáles son los signos más frecuentes del golpe de calor y qué medidas preventivas puedes tomar para mantener tu mascota fresca durante los calurosos días de verano.

¿Qué es el golpe de calor en mascotas?

El golpe de calor, también conocido como sobrecalentamiento o agotamiento por calor, es una forma no-pirogènica de hipertermia, es decir, una elevación de la temperatura corporal no provocada por fiebre.
El golpe de calor se produce cuando tu mascota no es capaz de regular su temperatura corporal dentro de unos niveles fisiológicos y confortables. En este caso la temperatura de tu animal aumenta por encima del rango normal (de 38 a 39 grados centígrados).
Los perros y los gatos tienen pocas glándulas sudoríparas y no pueden refrescarse sudando como los humanos, por lo que se sobrecalientan más fácilmente. Las mascotas se enfrían principalmente jadeando, ya que la evaporación de la humedad de la cavidad oral ayuda a disminuir la temperatura corporal.

El golpe de calor se produce sobre todo cuando las mascotas se dejan en el exterior los días calurosos, pero también puede aparecer si:

  • Hay mucha humedad, incluso si la temperatura ambiental es más baja.
  • Tu mascota no hace pausas durante el juego para refrescarse.
  • Tu mascota no tiene un acceso adecuado al agua en días calurosos.
  • Tu mascota se queda en un espacio cerrado un día caluroso sin ventilación ni aire acondicionado.
  • Tu mascota se queda dentro de un coche, aunque fuera no parezca que haga mucho calor.

¿Cuáles son los signos del golpe de calor en mascotas?

El golpe de calor es un estado de salud peligroso que puede causar la muerte de tu animal si no se reconocen inmediatamente las señales de alerta.

  • Jadeo excesivo, rápido e intenso.
  • Ladridos, gemidos o signos de agitación.
  • Babeo excesivo.
  • Vómitos.
  • Dificultad respiratoria.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Encías o lengua de color oscuro (rojo o morado).
  • Ojos vidriosos.
  • Diarrea, con o sin sangre.
  • Incoordinación.
  • Debilidad o colapso repentino.
  • Inconsciencia.
  • Ataques.

Actúa inmediatamente si tu mascota muestra alguno de estos signos. Una vez empieza a aumentar la temperatura corporal de tu animal, el golpe de calor progresa rápidamente.

¿Hay animales más susceptibles de sufrir un golpe de calor?

Cualquier animal puede desarrollar un golpe de calor, pero las razas braquicéfalas tienen un riesgo mayor porque son menos eficientes a la hora de eliminar el calor jadeando (son razas con el morro corto, como bulldogs y carlinos en el caso del perro o persas y birmanos en el caso del gato).
Los animales de compañía con sobrepeso, los de edad avanzada o los que tienen alguna enfermedad cardíaca o respiratoria también tienen un mayor riesgo.

¿Qué debo hacer si mi animales muestra signos de golpe de calor?

Si tu mascota presenta signos leves de golpe de calor, como jadeo o babeo:

  • Llévala a un lugar fresco y ventilado.
  • Ofrécele para beber agua fresca (no fría).
  • Tómale la temperatura rectal con un termómetro digital; si supera los 39,5 ºC, moja su cuerpo con agua tibia y ponla ante una corriente de aire o un ventilador para acelerar el proceso de enfriamiento.
  • También puedes frotarle alcohol en las almohadillas.
  • Asegúrate de enfriar tu mascota gradualmente; no la sumerjas en agua fría ni le des agua fría para beber, ya que esto puede provocar cambios peligrosos de la presión arterial.
  • La temperatura corporal de tu mascota debería disminuir y debería comenzar a mejorar en 10 minutos.
  • Deja de enfriarla cuando su temperatura corporal llegue a 39,5 ºC para evitar que se quede demasiado fría, ya que su temperatura continuará bajando.
  • Si el estado de tu mascota no mejora en 10 minutos, llévala inmediatamente al veterinario más cercano para que reciba un soporte avanzado, como fluidos intravenosos, mantenimiento de la presión arterial u otros medicamentos.

Si tu mascota presenta signos más graves de golpe de calor, no pierdas el tiempo y dirígete inmediatamente al veterinario.

  • Mientras te desplazas al centro veterinario deberías intentar bajar su temperatura. Siempre que puedas, moja su superficie corporal con agua abundante. No utilices agua muy fría, la mejor opción es utilizar agua templada.
  • Si vas al veterinario en coche, hazlo con todas las ventanillas bajadas para que circule el aire. Esto es mucho más efectivo que el aire acondicionado.
  • No cubras su cuerpo con toallas mojadas, evitarías la evaporación y la pérdida de calor.
  • Si no te puedes desplazar y va a ser el veterinario quien venga a tu domicilio, moja tu mascota con agua templada y colócala frente a un ventilador o corrient de aire mientras le esperas.

¿Cómo prevenir el golpe de calor en mascotas?

Hay algunas cosas que puedes hacer para evitar que tu animal sufra un golpe de calor, tales como:

  • No dejes tu animal solo en el coche en un día cálido, aunque las ventanas estén abiertas. El interior de los coches actúa como un horno y la temperatura puede aumentar hasta niveles peligrosamente altos en cuestión de minutos.
  • No dejes tu mascota sin supervisión en el exterior en días calurosos. Asegúrate de que tiene acceso a zonas con sombra donde se pueda guarecer del sol directo.
  • Evita hacer ejercicio los días cálidos y húmedos.
  • Sal a pasear a primera hora de la mañana o al atardecer.
  • Cuando estéis fuera, opta por zonas sombrías
  • Asegúrate de que tenga agua fresca disponible en todo momento, tanto dentro como fuera de casa.
  • Si tienes un animal más susceptible a sufrir un golpe de calor (recuerdas? Braquicéfalos, obesos, etc.), ten mucha precaución cuando esté expuesto al calor.

Entradas recomendadas