Skip to content

Consejos para una navidad segura

¿Eres de los que a mediados de noviembre ya adorna el árbol de Navidad? ¿O quizás eres más de tomarse las cosas con calma y hasta el 23 de Diciembre no le quitas el polvo al caganer? En cualquier caso, estamos seguros de que esta entrada de nuestro blog te puede interesar y te ayudará a tener una Navidad segura junto a tus mascotas. Y si el Tió no es para ti y eres más anti-Navidad que el Grinch, entonces te pedimos que compartas este artículo con tus amigos y familiares porque, te guste o no, ¡la Navidad es una época para compartir con los tuyos!

Mientras te preparas para estas vacaciones, es muy importante que intentes seguir los hábitos de alimentación y ejercicio de tu mascota lo más parecido posible a su rutina normal. También asegúrate de mantenerla lejos de los siguientes premios poco saludables, plantas tóxicas y adornos peligrosos.

Ten cuidado con las plantas y los adornos

  • El árbol de Navidad: fija de forma segura tu árbol de Navidad para que no pueda tumbarse y caer, causando posibles lesiones en tu mascota. Así también evitarás que se pueda derramar el agua de regar el árbol. Este agua puede contener fertilizantes además de bacterias que podrían causar problemas gastrointestinales a tu animal si llega a ingerirla.
  • La ingesta de sólo dos frutos del acebo puede hacer que tu mascota tenga somnolencia, náuseas, vómitos y diarrea. Una dosis superior puede llegar a provocar la muerte del animal. El muérdago puede provocar vómitos, diarrea abundante, problemas respiratorios e incluso la muerte por colapso cardiovascular. Muchas variedades de lirios pueden causar fallo renal en gatos si los ingieren. En el caso de la ponsetia, todas las partes de la planta son tóxicas, pero en especial, lo es la sabia que circula por su interior. Se trata de un líquido lechoso que en contacto directo puede provocar dermatitis, picor, edemas, aparición de ampollas o trastornos oculares en caso de contacto con los ojos. Si este líquido es ingerido, se dan trastornos gastrointestinales con vómitos, diarrea, dolor abdominal, irritación de las mucosas y excesiva salivación. Además, en función del animal y de la dosis ingerida, es posible una afectación a nivel del hígado y los riñones.
  • Mejor sin espumillones: a los gatos les encanta este juguete brillante y deslumbrante, excitante de arrastrar arriba y abajo dentro de la boca. Es fácil sin embargo que el gato se acabe tragando el espumillón y que esto provoque una obstrucción del trato gastrointestinal con vómitos graves, deshidratación y una más que posible cirugía.
  • Peligro de fuego: nunca dejes velas encendidas sin tu supervisión. Las mascotas pueden sufrir quemaduras o provocar un fuego si tumban las velas. Asegúrate de utilizar candelabros y portavelas adecuados y colocarlos sobre una superficie estable. Si sales de la habitación, ¡apaga las velas!
  • Otros adornos: mantén los cables eléctricos, las baterías y los adornos de vidrio o de plástico fuera de su alcance. Un cable eléctrico puede provocar una descarga potencialmente letal y una batería agujereada o en mal estado puede provocar quemaduras en boca o esófago, mientras que los fragmentos de los adornos frágiles pueden dañar la cavidad oral y el tracto digestivo de las mascotas si se los tragan.

Evita los alimentos peligrosos de estas fiestas

  • Pasa de los dulces: seguramente ya sabes que no puedes dar a tu mascota chocolate ni nada endulzado con xilitol, pero ¿sabes hasta qué punto puede llegar una mascota atrevida para picotear algo dulce? Mantén a tus animales lejos de la mesa o de platos con comida sin supervisión. ¡Ojo con la basura!
  • Nada de restos de comida: no des a tu mascota restos de tu comida con grasa o especias. Los huesos tampoco son una buena idea ya que pueden provocar heridas en la boca y en el resto del tracto gastrointestinal, fracturas dentales, gastroenteritis u obstrucción gastrointestinal.
  • Cuidado con las bebidas: muchas de las bebidas que ponemos en la mesa estas fiestas tienen un alto contenido en azúcar o edulcorantes, además de gas. Todas estas cosas pueden enfermar a tu animal. Si tu fiesta incluye bebidas alcohólicas, mantenlas fuera de su alcance. Si tu mascota las ingiere se puede mostrar muy débil y enfermo, incluso en coma, con el posible resultado de muerte por fallo respiratorio.
  • Escoge bien los regalos para tu peludo: ¡seguramente tu mascota merece también que el Tió le cague algún buen obsequio! Elige juguetes irrompibles y resistentes a sus mordiscos o premios que se hayan elaborado para ser digeridos con seguridad una vez se los coma. Los objetos largos y delgados son el sueño de todos los felinos, pero entre los juguetes más peligrosos para los gatos se incluyen las cintas y los hilos. Se pueden quedar atrapados en sus tripas y provocar una obstrucción que a menudo requiere un tratamiento quirúrgico.

Planifica una fiesta segura para tu mascota

  • Establece unas normas: seguramente tus invitados amantes de los animales querrán darle a tu mascota un poco de atención mientras tú estás atareado acabando de prepararlo todo. Explícales bien y con antelación qué es lo que pueden y no pueden hacer.
  • Esconde los medicamentos: asegúrate de mantener todos tus medicamentos fuera de su alcance y advierte a tus invitados que, si han traído alguno, los guarden en un lugar seguro.
  • Un rincón privado: reserva para tu mascota un lugar tranquilo donde aislarse, si así lo desea. Déjale suficiente agua fresca y una manta o almohada donde tumbarse. Algunos gatos y cachorros asustadizos pueden querer esconderse bajo algún mueble, dentro de su transportín o en una habitación separada lejos del ajetreo.
  • Los ruidos: ten en cuenta que muchos animales pueden tener miedo a los ruidos intensos como los gritos, la música alta o los petardos y fuegos artificiales. Te explicamos cómo gestionar el miedo a los ruidos en este artículo: “Miedo a los ruidos”